Telescopio Reflector

Reflector

Los telescopios reflectores presentan dos espejos conocidos como Primario y Secundario.
En el espejo Primario la luz que ha entrado en el tubo se refleja y concentra hacia el espejo Secundario. El espejo Primario es cóncavo, de esa forma puede concentrar la luz .
El espejo Secundario es un espejo plano y mucho más pequeño que desvía la luz hacia un lado del tubo o hacia una abertura realizada en el centro del espejo Primario, según el tipo de telescopio.

Tipo de reflectores

Newton

En los telescopios tipo Newton la luz entra a través del tubo, parte queda bloqueada por el secundario y la araña que la sustenta, pero el resto sigue su trayectoria dentro del tubo. En el fondo de este rebota sobre un espejo cóncavo que concentraría toda esa luz y la enviara a un espejo secundario para sacarla por la parte lateral.

La longitud del tubo es igual a la distancia focal del espejo, menos el diámetro del tubo.
Aquellos telescopios Newton, en los cuales la longitud del tubo es considerablemente mayor a la distancia focal, son modificados colocando una lente en el espejo secundario que alarga artificialmente la distancia focal deteriorando la calidad de la imagen.

Cassegrain

Es muy parecido al sistema Newton, pero la luz, en vez de ser desviada por el secundario hacia un lado del tubo, se desvía hacia el primario, que está perforado. La luz viaja a través de él hasta que esa luz llega al ocular. Esta configuración permite acortar muchísimo el tubo ya que la distancia focal de la luz se considera como la suma del recorrido de la luz desde el primario al secundario y desde el secundario hasta el ocular, por lo que es más del doble de la longitud del tubo, con las ventajas que eso conlleva en espacio.

A diferencia de los telescopios Newton o los refractores, a la hora de enfocar el ocular no movemos el porta oculares, sino que se mueve el espejo primario.

Ventajas

  • La luz reflejada no se dispersa en sus colores al reflejarse en el espejo.
  • El límite en su abertura prácticamente viene determinada por la disponibilidad económica.
  • Son más cortos que los refractores.

Inconvenientes

  • La calidad de la imagen suele ser peor a las que ofrece el refractor, ya sea debido a la turbulencia del aire dentro del tubo, o a las deformaciones del espejo debido a diferencias de temperatura entre la parte interna y externa del espejo
  • Al cabo de los años es necesario aluminizar el espejo ya que quedan expuestos a la acción del aire, los contaminantes, etc. Si se cuida correctamente, quizás sea necesario aluminizarlo pasados unos 15 años.
  • Esa obstrucción también hace que el contraste de las imágenes no sea tan alto, además se pierde entre un 25 y un 30% de la luz que entra por el tubo.
  • Son sensibles a los golpes y a los movimientos bruscos y los espejos pueden desalinearse, aunque pueden volverse a alinear antes de la observación.