Telescopio Hubble

El Telescopio Espacial Hubble se lanzo desde la bahía de carga del Transbordador Espacial Discovery el 26/4/1990. 67 años después de que el  alemán investigador de cohetes H. Oberth detallara las ventajas de realizar observaciones astronómicas desde el propio espacio y lejos de la atmósfera terrestre. Las primeras propuestas reales para un telescopio astronómico espacial fueron recibidas por la NASA a principios de los 60.

Tras unos estudios de viabilidad, un programa conjunto NASA/ESA fue finalmente aprobado e iniciado en 1977. La resolución, el Hubble superaba el rendimiento con amplio margen de todos los telescopios en Tierra. Incluso, con un espejo primario cuyo diámetro era de sólo 2.4 m, no sea un telescopio grande.

En el aire

Las imágenes capturadas por los telescopios en Tierra se ven dañadas por distorsiones correspondientes a la luz pasa a través de capas turbulentas de la atmósfera de la Tierra. Independientemente del tamaño del telescopio, es inevitable el emborronamiento  el cual obstaculiza la resolución efectiva. Típicamente se puede obtener en las imágenes astronómicas basadas en Tierra, cerca de medio segundo de arco (1 segundo de arco = 1/3600 grados).observacion hubble

Sin embargo, en el espacio la luz se irradia libremente y el rendimiento límite de cualquier telescopio se determina únicamente por la calidad propia de los elementos ópticos y la precisión con la cual puede mantenerse apuntado un objeto durante una exposición. Por lo que las imágenes tomadas por el Hubble tienen una resolución cinco veces superior a la de imágenes similares tomadas desde Tierra.

La observación

El Hubble no sólo capacita a los astrónomos para estudiar objetos astronómicos familiares a un nivel mucho mayor de detalle discernible, también permite detectar y estudiar objetos desconocidos varias veces más débiles que los observables desde Tierra. De esta manera, el Hubble ha aumentado el volumen del espacio que ha sido observado astronómicamente.

Los telescopios que trabajan desde el espacio también son capaces de recoger luz radiada por objetos astronómicos en un rango mucho más amplio del espectro electromagnético que los telescopios basados en Tierra. Estos están restringidos a longitudes de onda no absorbidas por la atmósfera. El Hubble no es solamente capaz de ver los objetos celestes en luz visible, sino también en ultravioleta e infrarrojo.

La región espectral del ultravioleta es de particular importancia para los astrónomos, ya que contiene la mayoría de las llamadas “transiciones atómicas” de los elementos comunes. Cada elemento químico tiene su propia huella característica por ser capaces de absorber y emitir luz de unas determinadas longitudes de onda, y es identificando estas huellas en el espectro de los objetos celestes como puede determinarse su composición química, temperatura y propiedades físicas.

En enero de 2019 el telescopio Hubble sacó la imagen más detallada hasta ahora de una galaxia espiral a solo 3,000,000 de años luz.

foto gigante de galaxia espiral cercana

Edwin Hubble

Ya que hemos hablado del telescopio espacial hubble, deberíamos hablar de donde proviene el nombre «Hubble».

Edwin Hubble fue uno de los astrónomos estadounidenses más importantes. Es conocido entre otras cosas por su teoría de la expansión del universo de 1929. Su investigación midiendo el corrimiento al rojo de las galaxias puede que valide la teoría del Big Bang. Ya que, si hay una expansión debe haber un origen. Se le considera el padre de la cosmología observacional aunque su influencia en astrofísica y astronomía toca muchos campos. Mostró que tras la Vía láctea se escondían muchas más galaxias y que no solo se trataba de nebulosas.