Mancha solar

En la fotósfera se observan con frecuencia manchas oscuras. Típicamente una mota solar consta de una zona principal oscura denominada sombra o umbra, rodeada por una franja más clara o penumbra que tiene filamentos claros y oscuros que parten de manera en torno a radial de la sombra. Los filamentos de la mancha solar están vallados por los gránulos típicos de la fotósfera.

Las manchas parecen negras con un pequeño telescopio. Sin embargo, eso es únicamente un efecto de contraste. Cualquier mancha aparente con un pequeño telescopio por más reducida que sea si estuviera ocasional nos alumbraría mucho más que la Luna llena. La diferencia de fuerza de las manchas se debe a poseer una temperatura de 500 a 2.000ºc inferior a la de la fotósfera circundante. Las manchas solares son el resultado de la interacción de fuertes campos magnéticos verticales con la fotósfera

mancha solar

Las manchas solares tienen una magnitud histórica grande ya que permitieron a Galileo evaluar el tiempo de rotación del Sol y demostrar que su vuelta era diferencial, en otras palabras, que giraba más rápido en el ecuador (período de rotación 25,05 plazos) que en los polos (transcurso de rotación 34,3 días).