La Luna

Nuestro satélite

La Tierra tiene un satélite natural al igual que muchos otros planetas del Sistema Solar, pero esto no fue siempre así. La Luna se formó hace miles de millones de años, cuando la Tierra chocó con un gran asteroide del tamaño de Marte, y de los restos de esa colisión se formó la Luna. Los astrónomos creen que ese gran objeto podría haber sido un pequeño planeta en formación. Antes de la colisión, la Tierra rotaba muy rápidamente y su eje de rotación oscilaba de un lado a otro. El clima variaba de un modo caótico, y el día y la noche eran muy cortos. La atracción entre la Luna y la Tierra hizo que la rotación de ambas fuera disminuyendo con el tiempo. El eje de rotación de la tierra se estabilizó, y el día y la noche se hicieron más largos.

Evolución

La Tierra evolucionó dando un lugar más favorable para la vida gracias a la Luna. Debido a su movimiento regular y fácilmente observable, la Luna es especialmente adecuada como un tema introductorio a la Astronomía. Simplemente con sus ojos o con un par de binoculares, los niños pueden descubrir un nuevo mundo por ellos mismos. La Luna tiene varias ventajas como un tema introductorio a la Astronomía:

  •  Puede verse desde cualquier lugar, ya sea desde la ciudad o el campo.
  • Tiene una forma esférica, como la Tierra. Cualquiera que esté familiarizado con la forma de la Luna se acostumbrará más fácilmente a la idea de la esfericidad de la Tierra.
  •  La Luna cambia continuamente su forma observable, lo que hace que sea aún más interesante el observarla. Su observación es posible inclusive de día
  • En todas las culturas, la Luna ha tenido un papel importante en dividir el tiempo en meses. Cada ciclo lunar dura aproximadamente un mes.
  • Las misiones espaciales a la Luna entre 1969 y 1972 les fascinan a los chicos
  • La Luna es multicultural: en cada cultura del mundo se han inmortalizado personajes y caracteres en cuentos y mitos de la Luna.

La Luna con un diámetro de 3.476 km es 3,7 veces más pequeño que el de la Tierra (12.756 km). La Luna llena se asemeja a una cara los principales mares dibujan los ojos, la nariz, la boca. Cuando la Luna está llena se ven muy bien unos tonos claros que son zonas montañosas y unos tonos oscuros que son mares de lava solidificada. Estos mares son aproximadamente circulares.

la luna

Cráteres

Los mayores cráteres se formaron hace unos 4.000 millones de años, a causa de el impacto originado por asteroides de dimensión media. Mas tarde fueron inundados por la lava que emergía del subsuelo. Asteroides más pequeños y de meteoritos originaron el resto de agujeros que hay en la Luna. La craterización es un fenómeno que afectó a todos los planetas en los orígenes del Sistema Solar. En la Tierra también hay grandes cráteres de impacto, a pesar de que la erosión y la actividad geológica los suele destruir o transformar. Como se puede apreciar en esta superficie de  Estados Unidos y En Sudáfrica.

cráteres tierra

Mediante el telescopio el relieve de la Luna se ve muy bien cuando la luz del Sol le llega rasante.  Por eso es mejor observar la Luna alrededor de los cuartos (creciente o menguante) y no en los días de Luna llena. También se ve mejor en invierno que en verano, dado que está mucho más alta en el cielo. Además de cráteres, montañas y llanuras, en la Luna pueden verse; grietas, ondulaciones debidas a diversas coladas de lava, una falla de 100 km casi recta, unas montañas mucho más altas que nuestro Everest.

Montes Apenninus luna La Luna se mueve de forma que siempre muestra la misma cara a la Tierra. Por eso no supimos como es la cara de atrás hasta que fueron allá los ingenios espaciales. A la Luna llegaron los primeros hombres el 20 de julio de 1969. Como la Luna no tiene atmósfera, el cielo es negro, incluso a pleno sol. Como no hay aire, les pisadas dejadas por hombres quedarán intactas durante millones de años.

Las mareas

Esa gran roca esférica dirige desde el espacio las mareas en la Tierra con su fuerza de gravedad. Como explican las leyes de la física, cuanto más cerca están dos objetos, superior es la fuerza con la que se atraen entre sí, y eso es lo que ocurre entre nuestro mundo y su satélite.

El Satélite atrae a los océanos hacia ella y hace que la Tierra se abulte levemente este abultamiento crea las mareas. Pero las mareas que tenemos se deben a que la Luna está en el sitio que está. Si estuviera más cerca, la potencia sería superior: las mareas bajas serían más bajas, las altas harían inundarse las ciudades costeras.