Eclipse

Es la ocultación de un astro por otro, visto desde un tercero. El término eclipse se aplica a dos fenómenos muy diferentes, dados por la posición del Sol, emisor de la luz y de la Tierra y de la Luna, cuerpos opacos que interceptan la luz solar.

Un eclipse de Sol

Se produce cuando el astro rey es ocultado por el globo de la Luna, que se interpone entre la Tierra y el Sol. Por lo tanto, un eclipse de Sol tiene lugar siempre en fase de Luna Nueva, siendo ésta una condición necesaria pero no suficiente para que se produzca el fenómeno.

El eclipse de luna

Es determinado por el paso de nuestro satélite por la sombra de la Tierra. Como la Luna se halla en una posición opuesta a la del Sol, los eclipses lunares siempre suceden en fase de Luna Llena, siendo al igual que en los eclipses solares, condición necesaria pero no suficiente.

eclipse luna

Los eclipses sólo ocurren en las sicigias (Luna Nueva o Luna Llena) e impone una condición. Ya sabemos que las órbitas de la Tierra y de la Luna no son coplanarias, por lo que en la mayoría de las ocasiones nuestro satélite esta por encima o por debajo del plano de la eclíptica.

Para darse un eclipse, la Luna tiene que hallarse en el plano de la eclíptica (o muy cerca), en fase de Luna Nueva (eclipse de Sol) o de Luna Llena (eclipse de Luna). Dicho de otro modo, en las sicigias la línea de los nodos del sistema Tierra-Luna debe apuntar al Sol. Para que un eclipse se origine no es imprescindible que la Luna se sitúe exactamente en el nodo, sino que basta con que se encuentre en las proximidades del mismo. En los eclipses de Sol, por lo menos la penumbra lunar debe alcanzar la Tierra, dándose un eclipse parcial de Sol visible desde algún lugar de nuestro planeta.

Eclipses de Sol y Luna