Diferencia astronómica

Agujero negro o agujero de gusano

Existen muchas diferencias entre ambos objetos pero hay una diferencia astronómica que muchas personas están pasando por alto, sobre todo tras los descubrimientos actuales sobre los agujeros negros.

Agujero negro

Un agujero negro es una región del espacio en el que en su interior existe una masa tan densa y elevada que crea un campo gravitatorio en el cual ninguna partícula, ni siquiera la luz, puede escapar. Es decir, los agujero negros absorben toda partícula que este a su al rededor. Pero los agujeros negros no solo absorben, también son capaces de transmitir algo de radiación. Stephen Hawking fue el primero en penar que esto era posible a principios de la década de los setenta.

Se cree que en el centro de la mayoría de las galaxias, entre las cuales está nuestra galaxia, la Vía Láctea, hay agujeros negros masivos. Por lo que este es un ámbito astronómico que se estudia a gran profundidad por el peligro que esto supone. Sin embargo, tras descubrir alrededor de un agujero negro una enana blanca, los científicos no están seguros de que estos objetos absorban todas las partículas existentes realmente. El día 10 de abril de 2019, la NASA enseñó por fin la primera imagen de un agujero negro real en la que se puede ver un punto negro con un espiral de luz a su alrededor. La espiral esta formada por la energía de las partículas siendo absorbida.

Agujero de gusano

En cambio, un agujero de gusano o el puente de Einstein-Rosen, es un objeto hipotético, que se conjetura es real. Hasta el día de hoy no se ha podido ver ninguno de estos objetos. Estos objetos astrales, principalmente consisten de un camino a través del espacio y del tiempo. Es decir, esos objetos crean atajos a través del espacio tiempo y podrían aparecer en cualquier sitio y omento. Un agujero de gusano tiene al menos dos extremos aunque puede tener más. Entre estos extremos es por donde podría pasar la materia. Es decir que al pasar de un punto al otro, habría una diferencia tanto en el tiempo como en el espacio físico.

El primer científico en conjeturar la posible existencia de estos agujeros fue Ludwig Flamm en el año 1916. Desde entonces estos objetos han sido estudiados por astrónomos pero por el momento, sigue siendo una conjetura y no se ha podido demostrar ninguna evidencia de su existencia.

Entre uno y otro, esto objetos cuentan con características diferenciales como el hecho de que uno ha sido demostrado y existe una foto y que el otro todavía es solo una teoría hipotética. Esta diferencia astronómica es la primordial entre ambos objetos.

Deja un comentario